Gestoría
EMPRESAS CLASIFICADORAS DE RIESGO

CURRICULUM VITAE

COMO ELABORAR UN CURRICULUM

FACEBOOK

EMPRESAS CLASIFICADORAS DE RIESGO PDF Imprimir E-mail
Escrito por Administrator   
Viernes, 25 de Marzo de 2011 03:51

CAPITULO I
CONCEPTOS BÁSICOS
I. EMPRESAS CLASIFICADORAS DE RIESGO
1.1. Definición.
1.2. Las empresas clasificadoras de riesgo en el Perú.
1.3. Títulos que deben ser obligatoriamente clasificados.
1.4. Procedimiento para realizar la clasificación de valores.

BIBLIOGRAFIA

 

CAPITULO I
CONCEPTOS BÁSICOS

I. EMPRESAS CLASIFICADORAS DE RIESGO
1.1. Definición.
Son aquellas empresas que se encargan de realizar un análisis y evaluación de los títulos valores del mercado primario con la finalidad de clasificarlos y establecer el riesgo que involucra el adquirirlos o mantenerlos, asegurando así la transparencia en el mercado. El ejercicio de su función requiere que el emisor cumpla con la obligación de informar a los interesados de manera clara y detallada la categoría y riesgo que involucra adquirir tal título-valor, de manera que los inversionistas institucionales puedan administrar dicho riesgo.

Ello, sin embargo, no significa que estas empresas recomienden adquirir, vender o mantener un determinado valor en un portafolio de inversiones, sino que las mismas sirven de ayuda para tomar decisiones con respecto al titulo evaluado.

En el Perú, las clasificadoras, previa autorización de la Comisión Nacional Supervisora de Empresas y Valores (CONASEV), pueden realizar estudios o informes técnicos que sean complementarios o afines a su objeto social.
1.2. Las empresas clasificadoras de riesgo en el Perú.
El concepto de empresa clasificadora de riesgo aparece por primera vez en el Perú con la Ley del Mercado de Valores (Decreto Legislativo # 755) entre las normas referidas a la protección del inversionista, donde se les define como sociedades que tienen como fin exclusivo el categorizar los riesgos de valores que han de ser objeto de oferta pública primaria, lo que es facultativo en el caso de los valores de oferta privada y cuotas de fondos mutuos.

En el caso de las inversiones que realizan las administradoras de fondos de pensiones (AFPs), los instrumentos deben ser obligatoriamente clasificados.

Las empresas clasificadoras de riesgo pueden ser constituidas bajo cualquiera de las formas permitidas por la Ley de Sociedades, bajo la nomenclatura de Clasificadora de Riesgos, con un capital minimo de 200,000 nuevos soles, los que se mantendrán a valores constantes y actualizados al cierre de cada ejercicio económico, en función al Índice de Precios al Consumidor (base: marzo de 1991).

Estas empresas están obligadas a inscribirse en el Registro Público de Valores e Intermediarios que mantiene la CONASEV.

1.3. Títulos que deben ser obligatoriamente clasificados.
Es obligatoria la clasificación de riesgo de los títulos que han de ser objeto de oferta pública primaria. Tratándose de acciones representativas de capital social, la obligatoriedad de la clasificación cesa al momento que caduca la inscripción de la oferta pública primaria en el Registro Público de Valores e Intermediarios de la CONASEV.

En el caso de valores representativos de deuda, la clasificación es obligatoria en tanto no se haya producido la redención, vencimiento o conversión de todos los valores emitidos.

Los emisores de valores de oferta pública primaria deben contratar los servicios de por lo menos dos empresas clasificadoras independientes entre sí para que efectúen una clasificación permanente de los valores. Cuando CONASEV lo considere necesario, puede elegir a una de las dos entidades.

Para que exista independencia entre las dos empresas clasificadoras, éstas no deben tener accionistas comunes en forma directa o indirecta.

Los emisores comunicarán a la CONASEV su decisión de someter a clasificación sus valores antes de proceder a contratar los servicios de una empresa clasificadora. Cuando lo estime conveniente, la CONASEV podrá designar una de las clasificadoras dentro de las 48 horas siguientes a la comunicación.

Los valores de oferta pública que emitan las instituciones bancarias y financieras, así como sus subsidiarias y demás instituciones regidas por la Ley General de Instituciones Bancarias, Financieras y de Seguros (Decreto Legislativo # 770) también se encuentran sometidas a la clasificación de riesgos.

1.4. Procedimiento para realizar la clasificación de valores.
Toda empresa clasificadora de riesgos, debe contar con un comité de clasificación, integrado por no menos de tres miembros con sus respectivos suplentes, al cual le compete clasificar los valores por nivel de riesgo. Asimismo, los miembros de dicho comité responden solidariamente por los datos que se deriven de una actuación dolosa.

Los miembros del comité de clasificación deben ser profesionales de alto nivel y experiencia, y su nómina debe ser inscrita en el registro de la CONASEV.

Las sesiones del comité de clasificación se realizan por lo menos una vez al mes, y su convocatoria es comunicada a CONASEV con por lo menos dos días de anticipación. La CONASEV puede designar a un delegado para que asista a las sesiones del comité, sin más función que el verificar que se estén cumpliendo las normas pertinentes. Las sesiones se transcriben a un acta aprobada y refrendada, de la cual se remite copia a la CONASEV.

La clasificación de un valor se efectúa en base a la información proporcionada por el emisor y la que se obtiene de fuentes propias, tomando en consideración lo siguiente..

a. La solvencia del emisor.
b. La variabilidad de los resultados económicos del emisor.
c. La probabilidad de que las obligaciones que el emisor ha puesto en circulación resulten impagas.
d. Las características del valor.
e. La liquidez del valor.
f. La información disponible para la clasificación.
g. Otros criterios que determine la CONASEV.

Los criterios de clasificación varian de acuerdo a la naturaleza del valor mobiliario. Tratándose de obligaciones, debe evaluarse la capacidad del emisor de cumplir con los compromisos que asume conforme al contrato de emisión, así como las garantías ofrecidas en su respaldo.

En el caso de acciones, debe considerarse aspectos tales como la capacidad del emisor para generar utilidades y la posibilidad de recuperar la inversión en plazos razonables. Las categorías a ser utilizadas en la clasificación de riesgos son las siguientes:

a.  Categoría I : valores de mayor calidad.
b.  Categoría II : valores de buena calidad.
c.  Categoría III : valores de regular calidad.
d.  Categoría IV : valores de menor calidad pero con información disponible para los fines de clasificación.
e.  Categoría V : valores sobre los que no se cuenta con información suficiente para la clasificación.

En la actualidad, la CONASEV ha establecido el empleo de sub-categorías las cuales ya se encuentran registradas.

Dos o más valores emitidos por una misma entidad pueden ser clasificados en distintas categorías, dependiendo de las garantías que los respalden.
Las empresas clasificadoras contratadas por el emisor deben mantener trimestralmente actualizados sus análisis y la situación financiera del emisor, valiéndose para ello de información pública o privada, y guardando la confidencialidad del caso.

Asimismo, la empresa clasificadora deberá revisar su clasificación de un valor cuando tenga conocimiento de hechos que por su naturaleza pudieran alterar la misma. Tal revisión debe ser puesta en conocimiento de la CONASEV.

 

BIBLIOGRAFIA

• Rafael López Aliaga. Banca de Inversión en el Perú. Publicaciones Universidad de Piura. 1996.
• FERNANDO VIDAL RAMÍREZ.  La Institución De La Bolsa De Valores. Internet.
• LEY DEL MERCADO DE VALORES.
• UNIVERSIDAD DE LIMA. La Bolsa, Principios Básicos
• FERNANDO NORIEGA NAIRN. La Bolsa de Valores.

 



Potenciado por Joomla!. Designed by: joomla templates web hosting Valid XHTML and CSS.