Gestoría
CONSTITUCION SIMULTANEA Y POR OFERTA A TERCEROS DE UNA SOCIEDAD ANONIMA

CURRICULUM VITAE

COMO ELABORAR UN CURRICULUM

FACEBOOK

CONSTITUCION SIMULTANEA Y POR OFERTA A TERCEROS DE UNA SOCIEDAD ANONIMA PDF Imprimir E-mail
Escrito por Administrator   
Jueves, 10 de Marzo de 2011 14:27

CONSTITUCION SIMULTANEA Y POR OFERTA A TERCEROS DE UNA SOCIEDAD ANONIMA

I. Introducción
Para la constitución de sociedades anónimas existen dos formas o procedimientos que las personas interesadas en conformar este tipo societario pueden realizar.

Dichos procedimientos son: i) la constitución simultánea, también como conocida como la constitución en “un solo acto”, y ii) la constitución por oferta a terceros.

La Ley General de Sociedades, Ley N° 26887 (09.12.1997) ha regulado la constitución simultánea de la sociedad anónima en los artículos 53 al 55, señalando que este procedimiento se realiza por los fundadores, al momento de otorgarse la escritura pública que contiene el pacto social y el estatuto, en cuyo acto suscriben íntegramente las acciones.

Por otra parte, la constitución por oferta a terceros de una sociedad anónima se encuentra prevista en los artículos 56 al 69 de la LGS. De acuerdo con Elías Laroza “en la constitución por oferta a terceros la fundación de la sociedad se realiza mediante un proceso previo que tiene por objeto reunir a los accionistas que suscriben y pagan las acciones. Ello se logra dirigiendo una oferta a un número indeterminado de posibles suscriptores, de acuerdo a las disposiciones de la Ley. Los encargados de llevar adelante el procedimiento son los fundadores” (1).

Ahora bien, luego de una breve descripción de ambas formas de constitución, conviene preguntarse ¿en qué circunstancias se debe utilizar una u otra forma? ¿cuál es el procedimiento que debe seguirse en cada uno de estos casos?. Éstas preguntas, y el análisis de dichas formas de constitución de la sociedad anónima serán desarrolladas en las siguientes líneas.

II. La constitución simultánea o constitución de “un solo acto”
La constitución simultánea es la forma de constitución más usada y recurrente al momento de conformar una sociedad anónima, dado que resulta de un procedimiento simple, en el cual los fundadores de la sociedad a través del otorgamiento de la escritura pública (en donde se integra el pacto social y el estatuto de la sociedad) suscriben en su totalidad las acciones que contendrá la sociedad.

Cabe referir que este procedimiento se debe suscribir las acciones, mas no implica, necesariamente, que se deban pagar en su totalidad. Esto es conforme al artículo 84° la LGS, que prescribe que las acciones sólo se emiten una vez que han sido suscritas y pagadas en por lo menos el veinticinco por ciento de su valor nominal.

Ahora bien, cabe hacer algunas precisiones respecto del pacto social y del estatuto, ya que es frecuente encontrar en las escrituras públicas de constitución de sociedades elementos que no corresponden al pacto social, como también mezclan datos o elementos que deberían estar en el estatuto colocados en el pacto social y viceversa.

Por ello, debemos señalar que el pacto social es el acto jurídico por el cual los socios manifiestan su voluntad de conformar una sociedad, para ello a través de sus respectivos aportes, conforman el capital social, el cual se divide en acciones con un valor nominal que será divididas entre los accionista en función del aporte dado.

Asimismo, el pacto social contiene el nombramiento de los primeros administradores de la sociedad, y además dicho pacto debe contener el estatuto de la sociedad.

Contenido del pacto social
1. Los datos de identificación de los fundadores. Si es persona natural, su nombre, domicilio, estado civil y el nombre del cónyuge en caso de ser casado; si es persona jurídica, su denominación o razón social, el lugar de su constitución, su domicilio, el nombre de quien la representa y el comprobante que acredita la representación.
2. La manifestación expresa de la voluntad de los accionistas de constituir una sociedad anónima.
3. El monto de capital y las acciones de constituir una sociedad anónima.
4. La forma como se paga el capital suscrito y el aporte de cada accionista en dinero o en otros bienes o derechos, con el informe de valorización correspondiente en estos casos.
5. El nombramiento y los datos de identificación de los primeros administradores.
6. El estatuto que regirá el funcionamiento de la sociedad.

Por su parte, el estatuto de la sociedad contiene las reglas con las que internamente la sociedad se regirá, tanto a los accionistas, como los órganos administrativos, y las relaciones entre ellos y la sociedad; así también debe contener el objeto social de la sociedad, señalando de manera clara y precisa a qué se va a dedicar la empresa; por otra parte, debe señalarse el plazo de duración de la sociedad. Conforme al artículo 55° de la LGS, el contenido del estatuto debe tener lo siguiente:

Contenido del estatuto
1. La denominación de la sociedad;
2. La descripción del objeto social;
3. El domicilio de la sociedad;
4. El plazo de duración de la sociedad, con indicación de la fecha de inicio de sus actividades;
5. El monto del capital, el número de acciones en que está dividido, el valor nominal de cada una de ellas y el monto pagado por cada acción suscrita;
6. Cuando corresponda, las clases de acciones en que está dividido el capital, el número de acciones de cada clase, las características, derechos especiales o preferencias que se establezcan a su favor y el régimen de prestaciones accesorias o de obligaciones adicionales;
7. El régimen de los órganos de la sociedad;
8. Los requisitos para acordar el aumento o disminución del capital y para cualquier otra modificación del pacto social o del estatuto;
9. La forma y oportunidad en que debe someterse a la aprobación de los accionistas la gestión social y el resultado de cada ejercicio;
10. Las normas para la distribución de las utilidades; y,
11. El régimen para la disolución y liquidación de la sociedad.

Adicionalmente, el estatuto puede contener:
a. Los demás pactos lícitos que estimen convenientes para la organización de la sociedad.
b. Los convenios societarios entre accionistas que los obliguen entre sí y para con la sociedad.
Los convenios a que se refiere el literal b. anterior que se celebren, modifiquen o terminen luego de haberse otorgado la escritura pública en que conste el estatuto, se inscriben en el Registro sin necesidad de modificar el estatuto.
III. La constitución por oferta a terceros

A diferencia de la constitución simultánea, la constitución por oferta a terceros resulta un procedimiento complejo, el cual conlleva varias etapas, es por ello que también podría explicarse su falta de uso en la actualidad.

Como bien señala Elías Laroza, este tipo de fundación es menos utilizado hoy en día, debido a la modernización del sistema financiero y del mercado de capitales, los que ofrecen a las empresas distintas formas de financiamiento que no requieren de procedimientos tan complejos como el que necesariamente debe rodear la constitución por oferta a terceros. Sin embargo, continúa siendo un buen vehículo adicional para las sociedades que desean reunir capitales sin acceder necesariamente al mercado bursátil, o a través de inversionistas institucionales o de gran volumen (2).

Efectivamente, en el mercado bursátil cuando se busca atraer capital a través de una oferta pública, ésta se rige por su propia normativa, en específico debe observarse el artículo 4° de la Ley de Mercado de Valores, TUO aprobado por Decreto Supremo N° 093-2002-EF (15.06.2002), el cual señala que es oferta pública de valores mobiliarios la invitación, adecuadamente difundida, que una o más personas naturales o jurídicas dirigen al público en general, o a determinados segmentos de éste, para realizar cualquier acto jurídico referido a la colocación, adquisición o disposición de valores mobiliarios.

Mientras que el procedimiento establecido en la LGS, podríamos señalar que a través de la oferta a terceros, los fundadores buscan captar inversiones a través del público, para ello ofrecen un programa detallado de las actividades de la sociedad, en ese sentido, el público en general, tendrá acceso a dicho programa y la posibilidad de suscribir el número de acciones que requiera.

Este procedimiento puede ser delimitado en cuatro etapas, de acuerdo con el autor anteriormente citado, los cuales son:
1. Programa de fundación.
2. Suscripción de acciones.
3. Asamblea de suscriptores.
4. Otorgamiento de la escritura pública de constitución social.
Los cuales pasamos a exponer seguidamente:

3.1. Fases del procedimiento de constitución por oferta a terceros

a) Programa de fundación
Los fundadores son los encargados de elaborar el programa de fundación de la sociedad, en éste documento se debe reunir toda la información necesaria para que los futuros accionistas de la sociedad evalúen la conveniencia de suscribir las acciones de dicha sociedad.

Con ello, la finalidad del programa de fundación es atraer al mayor número posible de personas que inviertan en la empresa y se constituya la sociedad.

Cabe anotar que los fundadores deben suscribir y depositar el programa de constitución en el Registro de Sociedad y en el Registro de Mercado de Valores, a efectos de crear certeza sobre su contenido, el mismo que tiene carácter de apertura preventiva de una partida, que cobrará condición de definitiva cuando se constituya la sociedad.

Contenido del Programa de Constitución
1. Los datos de identificación de los fundadores.
2. El proyecto de pacto y estatuto sociales.
3. El plazo y las condiciones para la suscripción de las acciones, la facultad de los fundadores para prorrogar el plazo y, en su caso, la empresa o empresas bancarias o financieras donde los suscriptores deben depositar la suma de dinero que estén obligados a entregar al suscribirlas y el término máximo de esta prórroga.
4. La información de los aportes no dinerarios.
5. La indicación de los registros en el que se efectúa el depósito del programa.
6. Los criterios para reducir las suscripciones de acciones cuando excedan el capital máximo previsto en el programa.
7. El plazo dentro del cual deberá otorgarse la escritura de constitución.
8. La descripción e información sobre las actividades que desarrollará la sociedad.
9. Los derechos especiales que se concedan a los fundadores, accionistas o terceros.
10. Las demás informaciones que los fundadores estimen convenientes para la organización de la sociedad y la colocación de las acciones.

b) Suscripción de acciones
Una vez que las personas interesadas en el proyecto de la sociedad y que hayan suscrito las acciones en el plazo que el programa de constitución ha establecido, debe quedar constancia de dicho acto en un certificado extendido por duplicado con la firma del representante de la empresa bancaria o financiera receptora de la suscripción, quedando un ejemplar del mismo al suscriptor. Dicho certificado debe contener cuando menos, los siguientes datos:

1. La denominación de la sociedad
2. La identificación y el domicilio del suscriptor
3. El número de acciones que suscribe y la clase de ellas, en su caso
4. El monto pagado por el suscriptor conforme establezca el programa de constitución
5. La fecha y la firma del suscriptor o su representante

c) Asamblea de suscriptores
La asamblea de suscriptores es aquella reunión donde se lleva a cabo el procedimiento de reconocimiento de los suscriptores, con la indicación del número de acciones que les corresponden, siendo para ello necesario que la asamblea se instale con la concurrencia de suscriptores que representan al menos la mayoría absoluta de las acciones suscritas.

Conforme lo establece el artículo 61 de la LGS la asamblea de suscriptores se realiza en el lugar y fecha señalados en el programa o, en su defecto, en los que señale la convocatoria que hagan los fundadores, dicha convocatoria debe efectuarse con una anticipación no menor de quince días, contados a partir de la fecha de aviso de convocatoria. Existe la posibilidad que los fundadores puedan hacer ulteriores convocatorias, con la condición de que la asamblea se celebre dentro de los dieciocho meses contados a partir de la fecha del depósito del programa en el Registro.

Ahora bien, en la asamblea de suscriptores se deben discutir y decidir los siguientes puntos:
1. Los actos y gastos realizados por los fundadores.
2. El valor asignado en el programa a las aportaciones no dinerarias, si las hubiere.
3. La designación de los integrantes del directorio de la sociedad y del gerente.
4. La designación de la persona o las personas que deben otorgar la escritura pública que contiene el pacto social y el estatuto de la sociedad.
5. Otros temas puestos en consideración a la asamblea por los fundadores.

d) Otorgamiento de la escritura pública de constitución social
Una vez llevado a cabo la asamblea de suscriptores, y designado en aquella oportunidad la persona que debe otorgar la escritura pública, se tiene un plazo de treinta días, contado desde la celebración de la asamblea, para el otorgamiento de la escritura pública.

3.2. La extinción del proceso de constitución
Cuando los fundadores no llegan a cumplir las metas dispuestas en el programa de constitución debido a circunstancias como no lograr el mínimo de suscriptores dentro del plazo establecido, o bien cuando llevado a cabo la asamblea de suscriptores, ésta resuelve no llevar a cabo la constitución de la sociedad, en cuyo caso se tendrá que reembolsarse los gastos a los fundadores.

Así también la LGS ha señalado que si la asamblea no se lleva en la fecha prevista en el programa, se extingue el proceso de constitución.

Una vez extinguido el proceso de constitución los fundadores tienen la obligación de notificar a los suscriptores, dentro de los quince días de producida la causal, además de las empresas bancarias o financieras que recibieron los depósitos, con las personas que hubiesen contratado bajo la condición de constituirse la sociedad, y al Registro donde se hubiese depositado el programa.

En este último supuesto si los fundadores omitiesen dar aviso serán responsables de manera solidaria, como bien señala Torres Morales, “si los fundadores omitieran dar aviso a todas y cada una de las personas y entidades señaladas, deberán responder en forma solidaria por los daños y perjuicios que ocasiones. Obsérvese pues que debido a la trascendencia del acto de constitución por oferta a terceros, la ley resulta sumamente exigente con relación a la “notificación” de la extinción de este proceso, pues obliga que sea comunicado en forma puntual a todos los intervinientes en este proceso. Así, no resulta suficiente que sea comunicado únicamente al registro, con el fin de ampararse en la publicidad “erga omnes” que éste brinda” (3).

NOTAS
Informativo Caballero Bustamante. Revista de Asesoría Especializada.
(1) ELIAS LAROZA, Enrique. “Derecho Societario Peruano. La Ley General de Sociedades del Perú”. Editora Normas Legales. Trujillo, 2000, p.123.
(2) Ibidem., p. 124.
(3) TORRES MORALES, Carlos. “La Sociedad Anónima” En: Tratado de Derecho Mercantil. Tomo I. Derecho Societario, Ed. Gaceta Jurídica, 2004, p. 356.

 



Potenciado por Joomla!. Designed by: joomla templates web hosting Valid XHTML and CSS.