Ancash: Por quien votará en la 2da. vuelta regional
 

Usuarios Online

Tenemos 112 invitados conectado(s)

FACEBOOK

NATURALEZA Y PROPOSITO DE LA DIRECCIÓN PDF Imprimir E-mail
Usar puntuación: / 0
MaloBueno 

NATURALEZA Y PROPOSITO DE LA DIRECCIÓN

La palabra dirección proviene del verbo dirigiré, este se forma a su vez del prefijo di, intensivo y regere, regir, gobernar. Este último deriva del sanscrito raj, que indica preeminencia.

La similitud que tiene esta etimología con la de la palabra administración, una posición preeminente lo cual no es extraño ya que la dirección es el corazón o esencia de la administración.

La dirección es aquel elemento de la administración en el que se logra la realización efectiva de todo lo planeado por medio de la autoridad del administrador, ejercida a base de decisiones, ya sean tomadas directamente o delegando dicha autoridad y se vigila de manera simultánea  que se cumplan en la forma adecuada todas las órdenes emitidas.

Este es el punto central y más importante de la administración, pero quizá en el que existe mayor número de discrepancias, aunque éstas sean accidentales. Así por ejemplo, unos llaman a este elemento actuación, otros ejecución.

Koontz y O´Donnell adoptan el término dirección, definiendo ésta como “la función ejecutiva de guiar y vigilar a los subordinados”. Una vez constituido el grupo social, se trata de hacerlo funciona tal es la misión de la dirección, la que consiste para cada jefe en obtener, los máximos resultados posibles de los elementos que la componen.

Chester Bernard nos dice que la dirección es “el coordinar los esfuerzos esenciales de aquellos que integran el sistema cooperativo”. Se trata de obtener los resultados que se habían previsto y planeado, y para los que se había organizado e integrado, pero existen dos estratos sustancialmente distintos para obtener estos resultados.
a)  En el nivel de ejecución (obreros, empleados, y aun técnicos) se trata de “hacer”, “ejecutar”, “llevar a cabo” aquellas acciones que serán productivas.
b)  En el nivel administrativo, o sea el de todo aquel que es jefe y precisamente en cuanto lo es, se trata de “dirigir”, no de “ejecutar”. El jefe en cuanto tal, no ejecuta, sino hace que otros ejecuten. No obstante tiene su “hacer propio”, que consiste precisamente en dirigir.

Podría erguirse quizá, con fundamento en un hecho real indiscutible, que a quienes dirigen se les llama comúnmente “ejecutivos”, esto se refiere más bien a dos aspectos diversos que se dan en el mando.

La esencia de la administración es coordinar, lo que busca todo administrador. La dirección es necesaria dentro de esta coordinación, pero no es la coordinación misma, sino una de sus causas, aunque sea la más importante, por aplicarse en el momento y al nivel en que se realicen aquellas acciones que van a producir directamente los resultados que se pretende obtener.

No se coordina para dirigir, sino que se dirige para coordinar solo, en un concepto totalitario podría pensarse que el fin del administrador sea dirigir, aunque no coordine. En cambio sería un magnifico administrador quien logrará el máximo de coordinación con el mínimo de dirección o mando.

La dirección ha sido definida de varias maneras. Por ejemplo, se ha dicho que es un proceso para influir en las acciones de un grupo organizado para fijar y alcanzar sus objetivos; también se le cita como una influencia baja la cual los subordinados aceptan voluntariamente la dirección y el control por parte de otra persona o el jefe. Para nuestros propósitos, podemos decir que dirección es la relación en la cual una persona, o sea el dirigente, influye en otros para que trabajen juntos voluntariamente en tareas relacionadas para lograr lo que el dirigente desea. Obsérvese que dirigir tiene que ver con que una persona influya en otros en su grupo. Además, esta influencia proviene de la relación entre el dirigente y el miembro o miembros de un grupo, esto es, existe interacción o reacción recíproca de cada una de las personas en un grupo. Estas dos palabras, influencia e interacción, son básicas en cualquier discusión de la dirección.

La influencia de un dirigente es de dos tipos distintos. Primero, está su propio desempeño que afecta directamente el nivel de trabajo del grupo. Segundo, está el comportamiento y las acciones que emprende para afectar la estabilidad del grupo y la satisfacción de los miembros. En igual forma, la interacción es de dos tipos distintos que incluyen, primero la del dirigente y el grupo, y segundo la que se da entre los miembros individuales del grupo.

 


Potenciado por Joomla!. Designed by: joomla templates web hosting Valid XHTML and CSS.